martes, 18 de noviembre de 2008

Tuberculosis

Se propaga la tuberculosis, entre las primeras cinco causas de muerte.



  • El tratamiento de una persona cuesta alrededor de 800 mil pesos y el trámite para acceder a ello es sumamente difícil.

  • 14 mil casos nuevos, por cada uno pueden haber otros 15 enfermos.

  • Es ya un problema de salud pública y de seguridad nacional, por su alto costo y fácil propagación.

  • Oaxaca, Guerrero, Veracruz, Tamaulipas y Chiapas presentan el mayor número de casos.

  • Tapachula ocupa el primer lugar.

    -Dr. Marta A. García Avilés-
    Subdirectora del Programa Nacional
    de Tuberculosis de la SSA.


La tuberculosis, enfermedad que parece nace con el hombre, es tan antigua que Hipócrates ya la señalaba como consunción, en virtud del gran consumo de imagen corporal (desnutrición) que la persona presenta. El bacilo de Koch, bacteria en forma de bastón, es un verdadero oportunista que invade el organismo que se encuentra sin defensas, por su estado de nutrición o por otra enfermedad.

Durante nuestra formación en la Facultad de Medicina, se nos enseñó que ante todo paciente desnutrido de tercer grado o de segundo grado avanzado, habría que pensar primero en tuberculosis, hasta no demostrar lo contrario.

La desnutrición se presenta por falta de alimentos, por hambre, por pobreza. Y es la tuberculosis el mejor ejemplo del círculo vicioso de las enfermedades de la miseria: pobreza-hambre-desnutrición-enfermedad-pobreza.

México cuenta con cuarenta millones de pobres y dentro de los pobres más pobres se encuentra un gran número de habitantes de nuestro querido estado de Chiapas. La desnutrición en el estado es muy alta: un 40% está desnutrido en primer o segundo grados y un 10% en el límite o francamente en tercer grado. Se presenta con mayor frecuencia en las zonas indígenas o de migraciones obligadas, donde hay pobreza lacerante e indignante.

El tratamiento de la tuberculosis incluye medicamentos y una buena alimentación.
A lo largo del tiempo se han utilizado diferentes esquemas de tratamiento basados principalmente en medicamentos y una buena alimentacion. Todos fueron buenos en su momento, ya fueran de cuatro, seis o doce meses de duración. Sin embargo, la suspención del tratamiento provoca que el microbio se vuelva resistente. Y dicha resistencia es una de las principales causales del fracaso en los tratamientos, ya que el paciente desnutrido con facilidad volverá a infectarse.

En muchos de los casos, la falta de un diagnóstico certero favorece la diseminación de la enfermedad; pues donde hay un desnutrido hay más y donde hay un tuberculoso se sospecha de 15 más.

Esta situación es lamentable, pues la Secretaria de Salud durante la administración pasada, privilegió -al menos a nivel mediático- al programa contra la tuberculosis.
Y dicho programa fracasó aun siendo el programa 'consentido' de la secretaria.

¿Será que el enfoque curativo no rindió frutos por la omisión del campo fértil del desnutrido y solo se abordó desde una perspectiva farmacológica?

Recuerdo haber presentado a don Pablo Salazar, al Lic. Mario Lescieur T. (Rector de la UNACH) y al Dr. René Estrada un anteproyecto para la creación de la Clínica Estatal de Atención a la Desnutrición (método de atención, no edificio); el único que me atendió fue el secretario particular del ejecutivo, quien a su vez me envió con el Secretario de Salud... después de 4 horas, quedamos en que pronto comenzaríamos.

Aun estoy esperando la llamada del susodicho secretario... y sospecho que el anteproyecto fue a parar a algún bote de basura.

Además de la pobreza y de las irregularidades en los programas de salud, nuestro país padece una falta de cultura alimenticia, que se refleja -por mencionar un ejemplo- en la preferencia en el consumo de refrescos embotellados por encima de la leche (aún cuando en algunos casos, la leche sea más barata que el refresco).




Ante tal, como siempre me atrevo a sugerir a Quien Resulte Responsable:

Enfoque preventivo del problema de la tuberculosis, localizando a los desnutridos de segundo y tercer grados de cada localidad municipal:
  • Retomando los datos de censos de IMSS, SSA, INEGI.
  • Efectuando censos municipales, con apoyo de estudiantes de preparatoria investigando peso, talla, perímetro braquial y hábitos alimentarios, localidad por localidad.
  • Apoyar asistencial y promocionalmente al menor desnutrido y a su familia, investigando las causas del estado de pobreza económica en esa familia.
  • Establecer un servicio de Recuperación Nutricional en cada unidad médica en el estado.
  • Incentivar la vacunación universal incluyendo desde luego la vacuna contra la tuberculosis (vacuna BCG).

Ojalá que Quien Resulte Responsable escuche.

He aquí una razón más, por la que seguiremos clamando por un albergue para enfermos menseterosos y personas en situación de calle. Esperando que algún día nuestro clamor no encuentre únicamente oidos sordos...